Nació en Aldehuesa (Huesca) el 21 de febrero de 1867. Ingresó en la Congregación al concluir el servicio militar. Recibió la sotana de manos del Beato Felipe Rinaldi Estudió teología en Utrera y fue ordenado sacerdote en 1899 por el Cardenal Marcelo Spínola. Fue muy buen confesor y propagador celosísimo de las devociones salesianas.

Destacó en los días de su prisión por la exquisita caridad con que consolaba a todos en aquellas horas amargas, y fue fusilado en las tapias de S. Rafael de Málaga en la saca de ese día. Beatificado en Roma el 28 de octubre de 2007.