Nació en Yunquera (Málaga) el 30 de abril de 1910. Hijo de Francisco y de Encarnación. Tenía siete hermanos. Pronto quedó sin padre. Ordenado minorista. No se había ordenado de presbítero para librar del servicio militar a su hermano Diego.

Terminado el curso se quedó en Málaga, donde su madre trabajaba de cocinera en la casa de doña Dolores Diaz de Sousa. En esta casa pasaba el día con su madre y de noche salía para dormir en alguna fonda, pero un día la portera de la casa lo delató ante un miliciano, conocido de ella y éste preguntó a su madre Encarnación Toledo por su hijo. Ella sólo le dijo el nombre y que se habia ido a Yunquera, su pueblo natal. Tras esta información, preocupada ella, a los 15 días, fue también a Yunquera para estar con su hijo.

El día 7 de noviembre fue detenido cuando se encontraba en casa de su hermana Ana por varios vecinos del pueblo y un grupo de la F.A.I., y llevado con su cuñado, Miguel Doña, a un olivar de El Burgo, llamado Taldarroba, concretamente a Haza Costillo, donde le obligaron a cavar su fosa y después le mataron a hachazos. Al día siguiente, uno de los que participaron en la muerte, conocido por "Pimentón", se paseó por calle Agua, vestido con su traje y zapatos, para que la familia supiera que estaba muerto. Sus restos reposan en el cementerio de Yunquera.