Nació en Corteconcepción, (Huelva). Hijo de Rufino y Laura. En 1923 ingresó en el Seminario de Málaga y en 1934 fue ordenado sacerdote. Abierto y cariñoso. Sustituyó en Sedella al párroco don Juan Porra unos meses.

Tenido por profesor modelo y sacerdote que rebosaba santidad. Francisco García Jiménez lo acompañó en el tren hasta Vélez-Málaga, de allí fue a la Capital y se refugió en el Hotel Imperio, donde estuvo hasta el día 25 de agosto, en el que fue detenido con otros sacerdotes y con el dueño del Hotel, para ser conducidos al Cuartel de la Trinidad, de donde los sacaron para asesinarlos en el Callejón de la Pellejera, actual Blanco Coris.