Nació en Antequera (Málaga) el 9 de mayo dde 1901. Hijo de Francisco y de Virtudes. Pertenecía a la última promoción de seminaristas que estudió en el antiguo Seminario de calle Santa María, siendo vicerrector don Manuel Domínguez Naranjo. Ordenado sacerdote, fue cura ecónomo de Cuevas Bajas, y después párroco de Yunquera.

Tras el incidente del Jueves Santo, en que la turba entró en la parroquia y la tomó, se trasladó a Antequera. Pero en julio regresó para recibir a los seminaristas de Yunquera al finalizar el curso. A la vista del agravamiento de la situación, se refugió en el Cortijo llamado "el Molino de la Puente", propiedad de Alonso Vera Reina. Un grupo de milicianos se presentó en la finca. Registraron la casa y al no encontrarlo, buscaron por toda la finca hasta que le hallaron en un zarzal. Después de su detención los milicianos buscaron al sr Vera, dueño del cortijo y a cuatro hermanos más, pero ellos advertidos del peligro que corrían marcharon a Ronda. Cuando don José se vio ante ellos, les dijo: "Sois 18 contra uno". Entonces lo arrestaron en el calabozo municipal. Allí estuvo unos doce días hasta que el día 6 varios vecinos, acompañados por unos 12 milicianos, lo sacaron para asesinarle en el sitio conocido por Los Viñasos. Le disparándole a las piernas haciéndole andar descalzo y sangrando por sus extremidades. Finalmente, introduciéndole un arma de fuego en la boca y disparando, hicieron estallar su cabeza. Uno de los asesinos apareció con las alpargatas y pantalón ensangrentados, manifestando a los vecinos que aquella sangre era la del Cura, a quién él, en unión de otros "le habían dado el pasaporte para el otro mundo". Después, otro de los asesinos, se paseó por las calles con el bastón, las gafas y el sombrero del sacerdote, burlándose de él. Más adelante su sobrina, trasladó sus restos al cementerio de Antequera. Esta muerte fue el primer asesinato de Yunquera.