Nacido el 10 de Diciembre de 1863 en Benaoján, Málaga. Casado con Ángeles Briasco de la Haza. Padre de Josefa Gómez Briasco, y médico titular del pueblo durante cincuenta y un años. Hombre muy culto, religioso y pacífico.

Estando en su domicilio fue llamado urgentemente para atender a un enfermo, siendo el pretexto para hacerle salir y retenerlo en el Ayuntamiento mientras asaltaban su casa. Después lo dejaron marchar, pero vecinos de Cañete lo asesinaron por la espalda cuando atravesaba la Plaza de los Chinorros, a pesar de llevar el brazalete obligatorio del personal sanitario que facilitaba su fácil identificación y libre circulación por las calles del pueblo a cualquier hora, por su condición de médico. Sus restos fueron exhumados en 1957, con los de su hija Josefa, para trasladarlos al Valle de los Caídos en Cuelgamuros.