Nació en Lucena (Córdoba) el 11 de abril de 1896. Hijo de Antonio y María. Trabajó de agricultor y albañíl, Hizo el servicio militar en el norte de África. Al volver, su párroco lo puso en contacto con la Orden en la cual ingresó como postulante en 1928. Dada la situación política, sus padres le recomendaron que se quedase con ellos en el pueblo, pero él dijo que tenía que estar en su comunidad porque los enfermos le necesitaban.

Cuando llegaron los milicianos para detener a la comunidad, este hermano se encontraba en cama por causa de una intervención quirúrgica, de la que ellos le sacaron de malas maneras y le ametrallaron con sus compañeros en las tapias del cementerio de San Rafael.