Nació en Yunquera (Málaga) el 7 de marzo de 1917, hijo de Pedro y Dolores. Seminarista durante los años 1930-36.

Detenido en su casa de calle Cerrillo, 5, por varios vecinos del pueblo, más un gran número de milicianos desconocidos, y llevado con sus compañeros Duarte y Merino, a El Burgo, donde fue martirizado.

Al anochecer del día 7 fue conducido a las afueras de ese pueblo, y con un miliciano encaramado a sus espaldas, subió la cuesta del olivar de Taldarraba, y mientras éste le espoleaba como a un burro, él entonaba la canción de la parroquia: "Qué viva mi Cristo, que viva mi Rey!".

Llegado a Haza Costillo, fue obligado a trillar con los pies descalzos brasas ardientes, mientras el grupo de asesinos comía el chivo que había guisado. Algunos miliacianos borrachos le tiraban los huesos a la cara y se burlaban de él, a lo que respondía diciendo: "¡Viva Cristo Rey! Yo os perdono como Él perdonó a sus enemigos!". Después, clavándolo con una bayoneta en el tronco de un olivo, sufrió una larga agonía, y finalmente fue rematado a tiros. Su cadáver fue trasladado a Yunquera, en cuyo registro civil está inscrita su defunción.