Nació en Ubrique (Cádiz) el 10 de abril de 1916. Hijo de José y Ana. Ingresó en el seminario de Málaga. Ordenado sacerdote en Granada en 1935. Su única parroquia fue Cuevas del Becerro. Era muy joven, alto y rubio. Sobresalía por su piedad y celo pastoral.

El 17 de Julio salíó de Ubrique para no dejar sin Misa a sus feligreses. Era muy querido por el pueblo, pero unos vecinos de Ubrique refugiados en Ronda vinieron a prenderle para matarlo. Se ocultó en el domicilio de los herederos de doña Francisca González Durán, pero fue detenido por orden del comité de Ronda. Estuvo preso en el Calabozo Municipal durante 13 días en compañía de Antonio Peñalver y José Conde. Su monaguillo Antonio García Rosado le llevaba de comer.

El 26 de agosto se presentó el Alcalde comunista de Ronda con un automóvil, le sacaron de la prisión, atadas sus manos con alambres, y le llevaron al Olivarillo, donde un tal "Chaleco" le disparó dos tiros y otro miliciano le dio tres, cayendo moribundo y bañado en sangre. Allí estuvo toda la noche, hasta que al siguiente día fue enterrado en el cementerio de Ronda.