Nació en Vitigudino (Salamanca) el 13 de enero de 1892. A los 13 años ingresó en el colegio salesiano de Écija, y en 1908 entró en el aspirantado de Sevilla. Inició su labor apostólica en las escuelas profesionales de la Santísima Trinidad de Sevilla y de ahí pasó a Málaga.

Fue detenido en el colegio el 22 de julio de 1936 y conducido al Cuartel de Capuchinos, después a la Comisaría de Vigilancia y a la Cárcel. Según los testigos del proceso diocesano, a este hermano se le veía en aquellos días del estallido de la Guerra con un fervor especial y solía decir "Si hay que dar la vida nosotros la daremos". En la brigada dormía cerca de la puerta y cuando aquella noche llegaron los milicianos sin lista y escogieron a los que se les antojaron, él fue el primero, pero al advertir que también eligieron al empleado Alfonso Cárdenas avisó a don Antonio Pancorbo y los dos consiguieron que al menos temporalmente lo indultaran. Fue fusilado en las tapias de S. Rafael de Málaga en la saca de ese día. Su defunción está inscrita en el registro civil. Beatificado en Roma el 28 de octubre de 2007.